Pasar al contenido principal
Logo Top

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, procurar tu seguridad, mostrarte publicidad de tu preferencia y conocer tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, estarás aceptando su uso. Puedes cambiar su configuración u obtener más información en este enlace.  Ver Política de Cookies

ACEPTO

JUNKERS JU-52 FAC 625

En 1932, la Aviación Militar Colombiana tuvo algunas dificultades para adquirir esta aeronave; sin embargo, gracias a la gestión del Coronel (H) Herbert Boy, se pudo adelantar con éxito la negociación con Alemania, país fabricante. Los tres primeros aviones llegaron al país comprados por la Sociedad Colombo Alemana de Transporte Aéreo, SCADTA, que los destinó para vuelos comerciales en la naciente empresa. Cuando estalló el conflicto Colombo-Peruano en 1932, estos aviones pasaron a la Aviación Militar y el 5 de Julio de 1933 arribaron desde Alemania por vía marítima tres aviones más, los cuales fueron destinados al uso militar. Se les matriculó con los números desde el 621 al 626.

Al término del conflicto en 1933, los Junkers fueron asignados a la Base Aérea de Palanquero en Puerto Salgar, Cundinamarca. El Ju-52, matrícula 625, fue destinado al servicio aéreo presidencial de Enrique Olaya Herrera. El 24 de Octubre de 1933, el General Luis Acevedo, Jefe del Departamento No.8 del Ministerio de Guerra y de la delegación colombiana, viajó a Manaos, Brasil en un Junkers con el propósito de firmar la paz con el Perú. El 14 de enero 1936 se presentó el único accidente fatal de uno de estos aviones: el Ju-52 matrícula 623, al mando del Capitán José J. Obando y el Teniente José Wladislao O´byrne, se estrelló sobre río Mecaya en el Caquetá, con el fallecimiento de todos sus ocupantes.

Estos gigantes del aire participaron en repetidas ocasiones en ceremonias militares de la época; una de las más recordadas fue la primera gran revista de paracaidismo realizada ante el Presidente de la República en la Base Aérea de Madrid, Cundinamarca el 13 de Mayo de 1947. Este equipo voló en la Fuerza Aérea Colombiana hasta el año de 1950, después de haber surcado por más de 17 años los cielos patrios. Por su invaluable servicio, la institución destinó el Junkers Ju-52 matrícula 625 como aeronave museo, el cual se encuentra exhibido en el parque aeronáutico del Museo Aeroespacial Colombiano, siendo uno de los últimos Ju-52-3m que se conservan en estado original en el mundo.

 

In 1932, the Colombian Military Aviation ran into some difficulties trying to acquire this aircraft; however, thanks to the efforts of Colonel (H) Herbert Boy, negotiations could move forward successfully. The first three aircraft were purchased by the Colombo-German Aerial Transport Society, SCADTA, that used it for commercial flights of the nascent company. When the Colombo-Peruvian conflict broke out in 1932, these aircraft were pressed into service of the Military Aviation; on July 5th 1933, three airplanes more arrived from Germany, which were intended for military use. They were enrolled with numbers 621 to 626.

At the conflict´s end in 1933, these aircraft were assigned to the Palanquero Air Base in Puerto Salgar, Cundinamarca. The Junkers Ju-52, registration number 625, was assigned as presidential plane at the service of then President Enrique Olaya Herrera. On October 24th 1933, the Colombian delegation led by General Luis Acevedo, Head of the 8th Department of the War Ministry, traveled to Manaus, Brazil, aboard one of these aircraft in order to sign the peace treaty with Peru.

On January 14th 1936, the only fatal accident to befall of one of these planes; the Junkers Ju-52 No.623, commanded by Captain Jose J. Obando and Lieutenant Jose Wladislao O'Byrne, crashed on the Mecaya river in Caqueta, with the unfortunate death of all occupants.

These giant aircraft participated in several air shows; one of the better remembered by the institution, was the first major parachuting show in the Madrid Air Base in Cundinamarca on May 13th 1947.

These aircraft flew in the Colombian Air Force until 1950, having operated for more than 17 years. For its invaluable service, the Institution allocated the Junkers Ju-52 No.625 as a museum aircraft, which is on display at the Colombian Aerospatial Museum´s Aeronautical Park and is one of the last Ju-52m preserved in its original state in the world.

Bienvenidos

El MAECO Estudia, divulga, recupera y conserva el patrimonio histórico y tecnológico aeronáutico colombiano, contribuyendo a la cultura nacional, fomentando valores sociales como el respeto, el reconocimiento cultural e histórico y el amor patrio, incentivando también a la investigación y al desarrollo aeronáutico en Colombia.

Logo Colombia
Logo GOV.CO