Pasar al contenido principal
Logo Top

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, procurar tu seguridad, mostrarte publicidad de tu preferencia y conocer tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, estarás aceptando su uso. Puedes cambiar su configuración u obtener más información en este enlace.  Ver Política de Cookies

ACEPTO

JUNKERS W-34 FAC 407

Los primeros W-34 llegaron a Colombia en 1929 a través de la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos (SCADTA) con el propósito de incrementar su flota aérea y mejorar el servicio. A raíz del conflicto con Perú en 1932, el gobierno nacional dispuso el traslado de siete aeronaves a la aviación militar, donde operaron con los números 401 al 407 en misiones de transporte de pasajeros, carga, correo, evacuación, relevos, enlace y reconocimiento, para lo cual fue necesario adaptarles trenes de aterrizaje con ruedas o flotadores. Al término del conflicto, los W-34 fueron asignados a las Bases Aéreas de Tres Esquinas en Caquetá y Palanquero en Puerto Salgar.

El primer accidente fatal de estos aviones ocurrió el 28 de Julio de 1935, cuando el Junkers número 406 al mando del Teniente Germán Olano, Director General de Aviación, se estrelló en el lugar conocido como Retiro, Huila en un vuelo entre Palanquero y Tres Esquinas, causando la muerte a sus ocupantes. El 19 de febrero de 1940, el Junkers número 401 al mando del Capitán Enrique Concha, realizó el histórico vuelo sin escalas Bogotá-Lima en misión de buena voluntad, el cual tuvo una duración de 10:40 horas. La misión se efectuó para corresponder al vuelo Lima-Bogotá del comandante peruano Armando Revoredo en diciembre de 1935.

A finales de 1940, la aviación militar destinó tres de estas aeronaves al Instituto Geográfico Militar y Catastral, con el propósito de contribuir a los trabajos de levantamiento cartográfico. El 5 de febrero de 1941, el Junkers 401 al mando del Capitán Carlos Cancino y el Técnico Marco F. Cifuentes, se accidentó en inmediaciones de Guaduas, pereciendo su tripulación. Estos aviones prestaron extensos servicios a la Fuerza Aérea Colombiana hasta 1952 y en la actualidad se exhibe una aeronave, el FAC 407 en el parque aeronáutico del Museo Aeroespacial Colombiano, siendo preservada por el Comando Aéreo de Transporte Militar, CATAM.

 

The first W-34 arrived  in 1929 through the Colombo-German Aerial Transport Society (SCADTA), in order to increase its fleet and improve its service. Following the conflict with Peru in 1932, the national government ordered the transfer of seven of these aircraft to the Military Aviation, where they operated with numbers from 401 to 407. These aircraft were used for the transport of passengers, cargo, mail, evacuations, relays, liaison and reconnaissance.

At the end of the conflict, the Junkers W-34 were assigned to the Tres Esquinas Air Base in Caqueta, and the Palanquero Air Base in Puerto Salgar, Cundinamarca. The first fatal crash ocurred on Monday July 28th 1935, when the Junkers number 406 under the command of Lt. Germán Olano, General Director of Aviation, crashed in the place known as El Retiro, Huila on a flight from Palanquero to Tres Esquinas, killing all aboard: Lieutenant Germán Olano, technician Jorge Jimenez, Juan Palma, Manuel Prieto and engineer Juan B. Gonzalez.

On February 19th 1940, the Junkers number 401 under Captain Enrique Concha, performed the historic nonstop flight from Bogota to Lima on a goodwill mission, which lasted 10:40 hours. The flight was made to correspond to the Lima-Bogota flight by Commander Armando Revoredo in December, 1935. In late 1940, the military aviation assigned three of these aircraft to the Geographic and Cadastral Military Institute, to provide mapping services. On February 5th, 1941, the Junkers No.401 under the command of Captain Carlos Cancino and Technician Marco F. Cifuentes, crashed in the vicinity of Guaduas, killing its crew.

These aircraft were retired from service in 1952 and the FAC-407 was preserved in the Colombian Aerospatial Museum.

Bienvenidos

El MAECO Estudia, divulga, recupera y conserva el patrimonio histórico y tecnológico aeronáutico colombiano, contribuyendo a la cultura nacional, fomentando valores sociales como el respeto, el reconocimiento cultural e histórico y el amor patrio, incentivando también a la investigación y al desarrollo aeronáutico en Colombia.

Logo Colombia
Logo GOV.CO